lunes, 6 de noviembre de 2017

ECHAR DE MENOS

En cada despedida intento
que en mis poros quede tu olor,
saborear con los ojos cerrados
cada pedazo que dejas de amor.

Cierro con llave los pensamientos
y las preguntas para no dañarme,
desde la distancia se lo que sientes
la soledad también se comparte.

Una llama encendida, mi alimento
de pasión que brilla incandescente,
tu rumbo lleva firme a puerto
la luz de mi Luna Creciente.

Comparto tu recuerdo
con mi solitaria almohada,
que vuelvas pronto espero
pues tus besos me hacen falta.

En el poema “Mi Luna Creciente” hablo de echar de menos a la persona que está a mi lado, alguien que tiene parte de su pasado en mi historia. Hablo de saborear el sabor dulce de aquellos momentos en los que estamos juntos antes de la despedida.

Echar de menos es eso, estar llenos de momentos con la persona amada, de recuerdos, de historias, de aventuras, es estar llenos de vida, también de vida pasada. Es por ello que debemos vivirlos así, sintiéndonos felices porque ocurrieron y de alguna u otra forma siguen estando en nosotros.

Por ello, permitámonos el volver a sentirlos cuando cerramos los ojos, añoremos su presencia cuando no está, llenándonos los ojos de lágrimas pero sintiéndonos felices porque ocurrieron y saborear el buen gusto que han dejado.
HAZ CLIC AQUÍ Y PODRÁS DESCARGAR EL POEMARIO GRATIS

En las cosas sencillas que a diario nos acompañan como una puesta de sol, el piar de los pájaros, un cielo estrellado, el murmullo de un rio o la sonrisa de tu pareja etc. Tenemos que ver la magia en lo que nos rodea y agradecer y reconocer las maravillas que enmarcan nuestra existencia.

Hay que empezar por agradecer ese maravilloso regalo que disfrutamos y que se produce con cada latido de nuestro corazón, es la vida.

Echar de menos es llenar de recuerdos tus momentos vividos.
Begoña Pombar

No hay comentarios:

Publicar un comentario