martes, 2 de mayo de 2017

EL SECRETO PARA SER LIBRE

Algún día, cuando salga el sol
verás al pájaro de la libertad
con sus alas abiertas, volando.

Sentirás el abrazo poderoso
de su plumaje transparente,
haciéndote ver lo grandioso
el sueño que imaginabas
la ilusión de verte como él.

En el espacio abierto
notas tu vida y tu mente,
mientras, intentas saciarte
de ese miedo, de ese instante,
perder lo más grande y poderoso
que un hombre puede poseer.

Este poema tiene el titulo de “Pájaro de libertad”, en él plasmo la idea del poder de poseer la propia libertad. Porque puedo creer moverme y ser libre pero realmente me pregunto si lo soy.

La libertad es la capacidad de pensar, actuar y sentir sin estar condicionado, pero ¿hasta qué punto estoy condicionada o no en una acción? Puedo ser una marioneta de mis ideas, creencias, miedos, puedo ser esclavo de mi propia mente, por eso ¿es mi búsqueda de la felicidad una forma de esclavitud?, ¿soy libre realmente?.

Este es un tema de eterna pelea y discusión en toda la historia de la humanidad, todos buscamos la ansiada libertad, vivir sin condicionamientos, sin coacciones internas ni externas, porque el camino de la libertad es neutralizar aprendizajes de la infancia, hábitos inconscientes, es decir, un camino hacia los des-condicionamientos. Uno puede estar haciendo lo que quiere, pero ese querer, está completamente condicionado.

La libertad solo quiere decir que si hago algo, lo hago como una expresión total y perfecta de mi ser, que no hay nada que me obligue o que me condicione.

En la medida en que nuestros diferentes tipos de inteligencia y habilidades son características que nos vienen predeterminadas desde que nacemos, son producto de nuestra educación, de nuestras experiencias y de nuestro entorno, intentar cambiar esas cosas es buscar el autoconocimiento “verídico y real” de uno mismo, distinguir lo que es aprendido y lo que es innato.

Aceptarse con lo peor y mejor de uno mismo, aquellas partes que no podemos cambiar porque son innatas, y entenderse a sí mismo, saber de dónde vienen esos miedos y actitudes que escondemos y no afrontamos, son parte del poder de cambiar las ideas como ejercicio de la propia libertad.
Nuestra propia naturaleza es un condicionamiento, y la libertad solo tiene significado cuando se puede actuar sin estar condicionado. Nuestro único modo de que podamos librarnos de ese condicionamiento, es llegar a hacer algo sin que haya nada que nos obligue, que nos condicione. 

Por eso el autoconocimiento es el camino para ser día a día más libres, nos permite conocernos mejor a nosotros mismos y es una herramienta que nos orienta hacia lo que nos satisface y mejor sabemos hacer, para lograr lo que nos propongamos hacer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario